¿Qué supone este aumento del Banco Central de la tasa de interés de 5.5% al 6.5%?

¡Lo comparto!
¿Qué supone este aumento del Banco Central de la tasa de interés de 5.5% al 6.5%?

Por Wanderlis Céspedes

Santo Domingo, RD.- La TPM o Tasa de Política Monetaria es un herramienta que utilizan los Bancos Centrales para ajustar los desequilibrios de mercados provocados por la inflación.

¿Qué supone este aumento del Banco Central de la tasa de interés de 5.5% al 6.5%?

En ese sentido, esta busca controlar la oferta monetaria del mercado, a través del aumento o reducción de las tasas de interés a los cuales el Banco Central presta a las demás entidades de intermediación financieras afectando así las tasa de interés para los demás agentes económicos, dígase las empresas y las familias.

Ante un aumento de las tasas de interés de los principales Bancos Centrales del mundo no era descabellada la idea de ir ajustando nuestra Tasa de Política Monetaria, haciéndola un poco más restrictivas. Y siendo totalmente honestos y coherentes con una inflación de un 9.64% a abril del presente año, muy cercana a los 2 dígitos no era de esperarse un aumento progresivo de la tasa de interés. Sin embargo, nos tomó por sorpresa el aumento en unos 100 puntos básicos, lo que nos hizo hacen pensar lo siguiente:

1- Adoptar medidas más agresivas para contrarrestar la inflación, que lentamente se acerca los dos dígitos. Medida que fue sugerida por la misión del FMI en su visita.

2-Ciertamente que los modelos macroeconómicos tenían que ser reajustados a la realidad económica que se avecina para este 2do. semestre.

3- Encarecimiento de las tasas de interés, que afectarían el flujo monetario de las inversiones por parte de las empresas y un costo más elevando del dinero para las familias.

4- Una teoría que intenta explicar este fenómeno de aumento de la TPM es la teoría monetarista de Milton Friedman, sobre la correlación entre la inflación y la tasa de interés.

RECOMENDACIONES:

Se espera un aumento en la tasa activa de los distintos productos crediticios (préstamos de consumo, comercial, líneas de crédito y préstamos hipotecarios). En este sentido, se espera que el Estado mantenga los subsidios a los productos de consumo masivo y a productores de modo que esto no se traduzcan en mayores alzas de los bienes y servicios de primera necesidad.

Salvo que la actividad comercial que tenga en mente no sea lo suficientemente generativa es preciso que prescinda de optar por financiamiento en el corto plazo.

Para las familias, racionar el consumo y buscar alternativas de inversión y generar más ingresos, reducir el consumo innecesario de algunos servicios usualmente no utilizados de manera obligatoria y consumir no más que lo necesario.

Esto debido a que el aumento de la TPM, como medida de contención a la inflación, no solo encarecerá el precio del dinero, sino que limitará el poder de compra y, por consiguiente, también, afectará a las empresas en medida de aumento de costes que de lo pronto serían traspasados a los bienes y servicios, a los cuales tenemos acceso los consumidores finales.

Con este aumento de la tasa de interés el Banco Central apuesta a una caída flexible o en su defecto, paralización de los niveles de inflación, provocado por cheques externos.

No obstante, esta medida no será lo suficientemente positiva, si esta no viene acompañada de políticas economías de apoyos a la producción y protección local de los productos y consumidores finales. La racionalización del gasto público es vital para fortalecer las políticas macroeconómicas y políticas fiscales que permita al Estado sostener sus arcas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *